Está en:

  1. Inicio
  2. Medicina personalizada

Medicina Personalizada

Dianas terapéuticas

En qué consiste:

Una diana terapéutica es una parte de la célula que es capaz de reconocer un fármaco en concreto y producir una respuesta. Diseñando fármacos específicos para estas dianas terapéuticas se puede conseguir detener el crecimiento de las células cancerígenas y favorecer la destrucción de las mismas.

Qué beneficios tiene:

  • Las nuevas dianas son cada vez más específicas y consiguen incrementar el beneficio del paciente oncológico tanto en supervivencia como en calidad de vida.
  • Efectos secundarios mucho más tolerables y manejables por parte del paciente y del médico.
  • Actúa de forma selectiva sobre las células tumorales que contenga la diana terapéutica, sin lesionar los tejidos sanos.

Estas nuevas moléculas tienen unos mecanismos de acción totalmente diferentes a los clásicos de la quimioterapia o la radioterapia debido a su especificidad antidiana, por lo que sus efectos secundarios también son diferentes a los clásicos.

Más información:

En la última década se ha producido un claro avance en el tratamiento de enfermedades oncológicas debido al desarrollo de los fármacos específicos dirigidos a las denominadas dianas terapéuticas.

Las células cancerosas funcionan de forma diferente a las células sanas del mismo tejido. Hace años se interpretaba que los tumores poseían células que se dividían de forma incontrolada. Hoy se conocen más en profundidad los mecanismos que conducen a que una célula se haga neoplásica o tumoral. Las últimas décadas han sido clave para entender las alteraciones genéticas de estas células. El genoma de una célula contiene un conjunto de instrucciones que definen el crecimiento y las relaciones de vecindad de la célula con su medio. Es posible detectar estas alteraciones del genoma y dirigir a los fármacos contra estas dianas terapéuticas.

Así, estos fármacos o agentes terapéuticos antidiana pueden actuar sobre un proceso biológicamente activo que forma parte de una vía importante de la tumorogénesis o crecimiento de células tumorales. Una ventaja importante es que estos agentes actuarán de forma selectiva sobre esta célula que contenga la diana terapéutica pero no en los tejidos sanos.

Estas nuevas moléculas tienen unos mecanismos de acción totalmente diferentes a los clásicos de la quimioterapia o la radioterapia debido a su especificidad antidiana, por lo que sus efectos secundarios también son diferentes a los clásicos y en general mucho más tolerables y manejables por parte del paciente y el médico. El avance en la terapéutica del cáncer actual está permitiendo la búsqueda de nuevas dianas cada vez más específicas de la célula tumoral para conseguir incrementar el beneficio del paciente oncológico tanto en supervivencia como en calidad de vida.