Está en:

  1. Inicio
  2. Consejos de salud
  3. Prevención cáncer de mama

Medicina Personalizada

La prevención del cáncer de mama

Factores de riesgo más frecuentes

  • Genéticos, antecedentes familiares (madre, hermana, abuela, tía, etc.)
  • Edad, a partir de los 45 años y después de la menopausia.
  • Antecedentes gestacionales, primer hijo después de los 30 años.
  • Antecedentes personales, menstruación temprana o menopausia tardía. Cáncer de mama previo.
  • Hábitos de vida, dieta rica en grasas, obesidad, tabaco y alcohol.

Síntomas

  • Aparición de un bulto o nódulo duro e indoloro que se puede detectar al tocarse la mama o al mirarse frente al espejo y que persiste durante el ciclo menstrual.
  • Cambio de aspecto, retracción, hundimiento o secreción en el pezón.
  • Cambio de forma, simetría o aumento del tamaño en el contorno de las mamas.
  • Dolor recurrente o sensibilidad extrema (lo que no siempre es signo de cáncer).
  • Engrosamiento o endurecimiento del tejido en alguna parte de las mamas.
  • Enrojecimiento, presencia de inflamación de la piel o apariencia de cáscara de naranja.

Autoexploración

El autoexamen del pecho se debe realizar de forma regular durante la ducha o frente al espejo y después de la menstruación que es cuando está menos sensible. Frente a un espejo, observar si hay alguna alteración en el contorno de las mamas. Primero con los brazos hacia abajo y luego hacia arriba.

Recostada en la cama, poner un almohadón debajo de un hombro y explorar un pecho con la mano opuesta intentando detectar durezas o bultos. Luego se repite lo mismo en el otro pecho.

Prueba diagnóstica. Mamografía

Se debe realizar de forma rutinaria al menos cada tres años, entre los 20 y 39 años de edad, y anualmente a partir de los 40 años o si existiese algún factor de riesgo (patología mamaria benigna, lesiones proliferativas, mastopatía, quistes, etc.).

Está totalmente comprobado que la mamografía es la mejor herramienta para un diagnóstico precoz, ya que permite detectar tumores hasta dos años antes de que sean palpables y disminuye entre un 25 y un 30 por ciento la mortalidad por cáncer de mama.

Hábitos de vida sana

La reducción en la ingesta de grasas, tabaco y alcohol, así como el incremento del consumo de frutas, verduras y de aceite de oliva reduciría el riesgo de cáncer de mama.

Consulta al especialista

En caso de identificar durante el autoexamen cualquiera de los síntomas mencionados, deberá acudir de manera inmediata a la consulta del médico especialista, quien le realizará una exploración adecuada para detectar o descartar patología en la mama.