Está en:

  1. Inicio
  2. Medicina personalizada

Medicina Personalizada

Chequeo preventivo de cáncer de colon y mama

En qué consiste:

Los chequeos son una de las herramientas de la medicina preventiva. Consiste en el conjunto de acciones médicas, que comprenden las visitas médicas, los exámenes físicos y pruebas diagnósticas que se llevan a cabo para la detección de cualquier alteración del estado de salud y/o factor de riesgo potencial que pueda desembocar en una enfermedad. Muchos tumores no dan síntomas y cuando debutan ya están demasiado avanzados, por tanto, su detección y tratamiento precoz permiten mantener el estado de salud. Los chequeos preventivos se realizan a fin de tomar las recomendaciones terapéuticas y medidas preventivas que permitan evitar la aparición de una enfermedad y su tratamiento precoz.

Programa de prevención del cáncer de mama

En qué consiste:

El cáncer de mama es el tumor más frecuente en mujeres. Los programas de prevención están encaminados a detectar de forma precoz lesiones incipientes malignas o premalignas en la mama para poder realizar un tratamiento precoz.

Las visitas periódicas al ginecólogo, la autoexploración de mamas para detectar cualquier bulto sospechoso y la mamografía anual o con la periodicidad indicada por el ginecólogo se consideran las medidas necesarias en la prevención del cáncer de mama.

Mamografía: es una radiografía de las mamas. Normalmente se indica a partir de los 40 años, o antes si hay antecedentes familiares directos de cáncer de mama, o bien cuando la mujer se nota un bulto en la mama. Sirve para detectar lesiones tumorales (benignas o malignas). Si se sospecha una lesión maligna (cáncer de mama), siempre hay que confirmarlo o descartarlo con una punción o biopsia de la lesión.

Biopsia asistida por vacío. Existen diferentes tipos de biopsias (punción aspiración con aguja fina, punción con aguja gruesa o biopsia asistida por vacío (BAV). Ésta última, más compleja técnicamente, permite obtener muestras muy fiables con un solo orificio cutáneo realizado con una aguja que utiliza un sistema succión al vacío, de modo que no es preciso introducir y sacar varias veces la aguja. Se realiza con anestesia local y guiada por resonancia magnética. Presenta las ventajas de poder extirpar ciertas lesiones mamarias de pequeño tamaño sin necesidad de cirugía y de poder identificar correctamente el cáncer, cuando éste está presente, con mayor frecuencia que otros dispositivos para biopsia.

Más información:

Programa de prevención de cáncer colorrectal

En qué consiste:

Los programas de prevención de cáncer colorrectal están encaminados a la detección de los tumores del intestino grueso y del recto en fases muy precoces, lo cual permitirá realizar un tratamiento menos agresivo y mucho más eficaz. La curación aumenta en un porcentaje muy importante si se realizan las pruebas de screening o cribado adecuadas.

En el cáncer colorrectal los programas de "screening" para su prevención incluyen la determinación de sangre oculta en heces y la realización de colonoscopias con la periodicidad indicada según el riesgo de cada individuo.

Sangre oculta en heces: es una prueba muy sencilla que permite detectar residuos de sangre no visibles en las heces. Esta prueba se utiliza principalmente para la detección del cáncer de colon y recto, pero también puede detectar la sangre que proviene de cualquier otro lugar del tracto digestivo, de manera que una prueba positiva puede indicar la existencia de varias enfermedades diferentes.

Colonoscopia: es el procedimiento diagnóstico idóneo para la detección de lesiones en el colon tanto benignas como malignas. Consiste en la visualización del colon y recto mediante la introducción de un tubo flexible con una pequeña cámara. Ante la presencia de cualquier lesión, se puede tomar una muestra (biopsia) y determinar su naturaleza benigna o maligna.

Existe un pequeño grupo de población en los que el riesgo de tumores de colon está aumentado y se considera hereditario. En estos casos, los programas de prevención juegan un papel fundamental con la indicación de colonoscopias de forma periódica y un seguimiento estrecho del paciente para detectar de forma temprana cualquier lesión sospechosa de malignidad.

Más información: