Está en:

  1. Inicio
  2. Consejos de salud
  3. Prevención cáncer de mama

Medicina Personalizada

La prevención del ictus cerebral

Colección CONSEJOS DE PREVENCIÓN Y SALUD

El ictus es un problema sociosanitario de primera magnitud en los países desarrollados. En España se producen unos 80.000 ictus al año y es la primera causa de fallecimiento en mujeres, la segunda en hombres, el mayor motivo de discapacidad grave en el adulto y la segunda causa de demencia tras la enfermedad de Alzheimer.

El ictus es una emergencia neurológica en la que la actuación en las primeras horas (menos de 6 horas) es crucial para el pronóstico funcional o vital del paciente.

Es fundamental que la población sepa reconocer los síntomas con los que cursa para poder alertar a los sistemas de urgencias.

La hipertensión arterial

La tensión arterial elevada o hipertensión (HTA) es el factor de riesgo más importante para cualquier tipo de ictus, y se estima que causa el 25% de los casos.

Controle de forma periódica sus cifras de tensión arterial.

En la actualidad, en la mayoría de las personas, se recomienda mantener unas cifras de tensión arterial no superiores a 140/90 mm Hg.

Las enfermedades cardíacas

Una de las enfermedades que más predispone a padecer un ictus es la presencia de alteraciones del ritmo cardíaco o arritmias.

En este caso, es aconsejable un seguimiento periódico por parte de su médico, valorando la necesidad de un tratamiento médico anticoagulante o antiagregante, que evite la formación de trombos en el corazón, causantes de embolias cerebrales y de otros órganos.

El exceso de grasas. El colesterol y los triglicéridos

Uno de los principales factores de riesgo para padecer arteriosclerosis es el aumento de los niveles de colesterol y triglicéridos en la sangre.

Vigile los alimentos que come, procure evitar el exceso de grasa de origen animal, y controle de forma periódica sus niveles de colesterol en la sangre.

Existen en la actualidad fármacos muy eficaces y seguros para reducir los niveles de colesterol.

El tabaco

Los componentes del humo del tabaco, además de la nicotina, son nocivos para su salud y aumentan el riesgo de padecer arteriosclerosis.

Existen en el momento actual numerosos programas de salud para ayudarle a abandonar de forma progresiva el hábito de fumar.

El consumo excesivo de alcohol

Aunque está demostrado que el tomar una o dos copas de vino puede resultar beneficioso desde el punto de vista cardiovascular, esto no debe ser excusa para aumentar de forma importante su consumo de esta bebida. Tómela con moderación y evite el consumo de alcohol destilado (whisky, coñac, etc.).

El sedentarismo

La obesidad es la epidemia más importante de nuestro tiempo, según la Organización Mundial de la Salud. Una de las formas más sencillas de prevenirla es realizando ejercicio moderado de forma regular. Caminar unos 20 minutos diarios, a buen paso, constituye una forma saludable y efectiva de ejercicio.

La diabetes

Tanto si precisa inyectarse insulina o se trata con medicación, o sólo con dieta, es muy importante mantener unos niveles constantes de azúcar en sangre, por debajo de 126 ml/dl, con el fin de prevenir las complicaciones trombóticas de las arteriosclerosis como el ictus.

En resumen...

  • Pérdida repentina de fuerza de la mitad del cuerpo.
  • Pérdida repentina del habla.
  • Pérdida repentina de sensibilidad de la mitad del cuerpo.
  • Pérdida repentina de la visión por uno o ambos ojos.
  • Pérdida brusca de la estabilidad y del equilibrio, con sensación de vértigo y visión doble.
  • Cefalea de inicio brusco e inusualmente intensa