Está en:

  1. Inicio
  2. Medicina personalizada

Medicina Personalizada

Rehabilitación cardíaca

En qué consiste:

Todos los pacientes con enfermedad cardiaca son pacientes crónicos que se integran en el grupo de alto riesgo de enfermedad cardiovascular. Deben recibir recomendaciones individualizadas sobre una dieta saludable, control de peso, abandono de tabaco y la práctica de ejercicio físico.

El ejercicio físico como parte de un programa de rehabilitación cardiaca, se asocia a una reducción del 26% de la tasa de mortalidad cardiaca en pacientes con enfermedad coronaria. Es recomendable la realización de ejercicio físico de intensidad moderada, como mínimo durante 30 minutos, 5 días a la semana.

En las Unidades de Rehabilitación Cardiaca Se debe dedicar un momento de tranquilidad para hablar con los pacientes sobre su vida tras haber sufrido un infarto agudo de miocardio. Insistir en los hábitos de vida adecuados así como proporcionar instrucciones en el caso de la aparición de síntomas, motivar para el abandono del hábito tabáquico, dar consejos sobre la dieta cardioprotectora, el cumplimiento terapéutico y la actividad física adecuada y su incorporación progresiva a una vida activa. Las relaciones sexuales y la incorporación al trabajo se valorarán en cada caso individual y son temas que preocupan a los pacientes y que se deben abordar.